sábado, 30 de enero de 2016

Blefaritis

Es la hinchazón o inflamación de los párpados. En las personas que padecen blefaritis, se produce demasiado aceite por parte de unas glándulas cercanas al párpado. Se desconoce la razón exacta de este problema. Los residuos similares a la caspa también se acumulan en la base de las pestañas (MedlinePlus: blefaritis).
Es más probable que presenten blefaritis personas que  presenten, una afección cutánea llamada dermatitis seborreica o seborrea. Este problema compromete el cuero cabelludo, las cejas, los párpados, la piel detrás de las orejas y los pliegues de la nariz. 
Aunque con menor frecuencia también puede existir un componente alérgico. En otras ocasiones es debido  al crecimiento excesivo de bacterias que normalmente se encuentran en la piel. También puede aparecer asociado a la rosácea, una afección cutánea que provoca una erupción roja en la cara; así como con el ojo seco.
La blefaritis puede ser una causa subyacente de orzuelos y chalazión de repetición.
Podemos clasificarlas por su localización: Anterior, Posterior o Mixta. En el caso de blefaritis anterior  es producida por estafilococos o seborreica y es menos común que la posterior. La blefaritis posterior suele producirse por un mal funcionamiento de unas gándulas que tenemos en el borde del párpado (glándulas de Meibomio), justo detrás de las pestañas, en una fila paralela a los bordes palpebrales. Estas glándulas sebáceas producen la capa grasa de las lágrimas (capa lipídica). Esta capa de lípidos es fundamental para prevenir la evaporación de la lágrima en la superficie ocular, asegurando una superficie óptica lisa e impidiendo que sustancias extrañas puedan entrar y contaminar los ojos. La blefaritis mixta tiene componentes de las dos anteriores.
Los síntomas son: 
  • Párpados rojos e irritados, puede sentir como si tuviera arena o polvo en el ojo cuando parpadea.
  • Escamas que se pegan a la base de las pestañas.
  • Sensación de ardor en los párpados y picor en los ojos e hinchazón de los párpados..
  • Formación de costras en los párpados y pestañas.
  • Sensación de tener de un cuerpo extraño en el ojo. 
El tratamiento
La limpieza diaria de los bordes del párpado ayuda a eliminar las bacterias y aceites en exceso. El médico podría recomendar el uso de champúes para bebés o productos limpiadores especiales. El uso de un ungüento antibiótico en el párpado o en casos más graves el tomar pastillas de antibióticos puede ayudar a tratar el problema.
  • Aplique una compresa tibia (un paño o algodón calentado con agua tibia) en los párpados cerrados durante cinco a diez minutos, al menos dos veces al día.
  • Después de las compresas calientes, masajear los párpados.
  • Lave el ojo con un paño o una torunda humedecida en agua templada o con champú infantil diluido y frotar suavemente a lo largo del borde de las pestañas.
  • Las lagrimas artificiales, mejoran el cuadro en ocasiones. 
  • Aplique en caso de que su médico se lo indique  el tratamiento tópico durante las sobreinfecciones, basado en pomadas o geles de antibióticos cada 6 horas. En los casos rebeldes o en caso de rosácea puede intentarse el tratamiento con antibióticos orales (durante tres/cuatro semanas), que son útiles sobre todo en pacientes con blefaritis seborreica asociada a dermatitis seborreica.
La evolución casi siempre es buena con estos cuidados, pero es posible que se necesite mantener el párpado limpio para prevenir que el problema reaparezca. Mantener la higiene de los ojos de forma continuada, aunque no tenga síntomas, ayudará a prevenir el enrojecimiento y permitirá que los ojos estén más cómodos. 
Higiene de los ojos
Es importante limpiar los párpados todos los días, independientemente de si usted tiene o no tiene algún síntoma. Una buena higiene del ojo ayuda a aliviar los síntomas y evitar que se vuelvan a producir. Siga los siguientes pasos para mantener sus ojos limpios:
  • Aplique una compresa tibia (un paño o algodón calentado con agua tibia) en los párpados cerrados durante cinco a diez minutos, al menos dos veces al día.
  • Frote suavemente la compresa sobre los párpados cerrados durante dos o tres minutos y repita. Esto ayudará a aflojar cualquier costra.
  • Utilice un paño o un bastoncillo de algodón con agua tibia y una pequeña cantidad de solución de limpieza, y frote suavemente el borde de los párpados para limpiarlos.
  • Lleve a cabo estos pasos dos veces al día al principio, luego una vez al día cuando sus síntomas han mejorado.
  • No use maquillaje de ojos, delineador de ojos y rímel en particular, ya que esto puede empeorar sus síntomas. Si usted tiene que usar delineador de ojos, asegúrese de que se lave fácilmente.
Más información en: 

sábado, 23 de enero de 2016

Piedras en el riñón, cólico nefrítico.

 
¿Qué es la litiasis renal, piedras en el riñón o cálculos renales?
Es un problema de salud frecuente, hasta el 4,6 % de los españoles lo padecen. Los cálculos renales se forman dentro del riñón a partir de las sustancias que están en la orina. Pueden quedarse en el riñón o desprenderse y bajar por los conductos por donde va la orina (conductos urinarios). Si el tamaño de la piedra o cálculo es muy pequeño, puede eliminarse con la orina sin causar síntomas, pero si el tamaño es suficiente queda atrapada en estos conductos (uréteres, en la vejiga, o en la uretra). (información pacientes fisterra 2015).
La forma más frecuente de expresarse la enfermedad es el cólico al riñón (nefrítico): aparece cuando un cálculo se desprende o se rompe y queda atrapado en las vías urinarias. Al impedir el flujo de orina desde el riñón a la vejiga, aumenta la presión dentro de estos conductos urinarios, lo que activa las terminaciones nerviosas y provoca dolor. Los cálculos renales suelen ser de calcio, y con menor frecuencia de magnesio, de ácido úrico o de cistina, en dependencia de las enfermedades o causas a los que se asocian (fisterra 2015).
¿Que factores pueden influir en que tenga cálculos en el riñón?

En la mayoría de cálculos no hay una causa clara ni enfermedad, no obstante, se han descrito los factores predisponentes y ante antecedentes familiares se triplica el riesgo de padecerlas.
  • Los meses cálidos, favorecen la aparición de cálculos y los sujetos que trabajan en ambientes calurosos tienen mayor riesgo de desarrollarlos.
  • También los pacientes con oficios que no permiten una hidratación frecuente o facilidades para el uso del váter, como profesores o taxistas, tienen mayor susceptibilidad.
  • Factores dietéticos:
    • Beber poco: Una baja ingesta hídrica que hace que eliminemos menos de 1 litro de orina al día diario aumenta el riesgo.
    • El aumento de la ingesta de proteínas animales (dietas hiperproteicas, o culturistas que toman suplementos) incrementa el riesgo de litiasis.
    • Dietas ricas en sal (alimentos procesados).
  • Múltiples fármacos favorecen la formación de litiasis: diuréticos de asa, antiácidos, corticoides, teofilinas, aspirina, vitamina D, la quimioterapia (litiasis úricas)... y otros favorecen la formación de cálculos de origen medicamentoso. 
  • La obesidad, el sobrepeso y en especial la obesidad abdominal  están asociados al riesgo de litiasis, sobre todo en mujeres.
  • También hay multiples enfermedades que se asocian a un mayor riesgo de litiasis renal: La diabetes mellitus (DM), la hipertensión arterial (HTA) y el síndrome metabólico, la hipercalcemia por cualquier causa, el hipertiroidismo, la gota, enfermedades malabsortivas, enfermedades renales, enfermedades genéticas, las infecciones recurrentes del tracto urinario...
Tratamiento en el cólico renal: dolor agudo
  • Hidratación: se debe evitar una excesiva sobrehidratación durante la fase aguda del cólico, que provocaría una aumento de los síntomas, la reducción de la ingesta hídrica en las primeras horas disminuye el riesgo de náuseas y vómitos.
  • Calor local: la aplicación de calor local en el cólico es una medida efectiva para aliviar el dolor y las náuseas, y útil como tratamiento complementario.
  • Antinflamatorios no esteroideos (AINE): son el tratamiento de elección. En su administración en el momento del cólico (habitualmente por vía intramuscular por su asociación con nauseas y vómitos), y posteriormente pautados durante 3-5 días.
Prevención de recurrencias: evitar que repitan
En función de los resultados del estudio que tu médico realice, pueden realizarse recomendaciones dietéticas o tratamiento. No obstante, solo existe evidencia respecto a:
  • Incremento de la ingesta hídrica: Beba más agua, hasta 2,5 litros de agua al día, ya que agua ayuda a eliminar las sustancias que facilitan la formación de los cálculos. Esto reduce el riesgo de recurrencia y prolonga el tiempo entre episodios de dolor.
  • Descenso en la ingesta de refrescos: los pacientes que consumen una alta cantidad de ácido fosfórico (vía refrescos) deberían disminuir su consumo sin modificar una ingesta adecuada de líquidos.
  • Mantenga una ingesta de calcio regular. Se ha observado una relación directa entre el aumento de calcio en la dieta y la disminución de recidivas.
  • Una dieta pobre en proteínas animales reduce el riesgo de recurrencias.
  • Siga las recomendaciones de dieta que le de su médico. En dependencia del tipo de piedra puede indicársele la ingesta restringida de algunos tipos de alimentos. Por ejemplo, si es de ácido úrico, puede estar recomendada reducción de la ingesta de carne, en especial de carnes rojas, de caza y vísceras. En los pacientes con cálculos renales de oxalato cálcico puede ser necesario reducir la ingesta de sal, y de alimentos ricos en oxalatos, como la remolacha, el nabo, las espinacas, las endivias, las acelgas, el té o el cacao.
  • En algunos casos pueden recetarse medicamentos para prevenir, o evitar, que se formen piedras de calcio y de ácido úrico.
Más información en:
Asociaciones