sábado, 27 de diciembre de 2014

Dermatitis seborreica

Es una enfermedad inflamatoria de la piel que produce enrojecimiento, picor y aparición de escamas, que van de blancas a amarillenta. Aparece sobre todo en áreas grasosas (seborreicas) como el cuero cabelludo, la cara, también en la cabeza o dentro del oído. Puede ocurrir con o sin enrojecimiento cutáneo. La dermatitis seborreica es un trastorno muy frecuente, crónico y recidivante que evoluciona en brotes. Esto significa que debe tener paciencia pues en algunas temporadas estaras bien y en otras la piel se pondrá peor.
Es una enfermedad que puede aparecer en edad infantil y hablamos de la "costra láctea", y que en adultos es frecuente que aparezca entre los 30 a 60 años, siendo más frecuente en hombres que en mujeres. Aunque suele afectar a personas sanas, se observa con mucha más frecuencia y mayor severidad en pacientes con enfermedad de Parkinson, infección por VIH, pacientes tratados con ciertos fármacos neurolépticos, quimioterapia, síndrome de Down, etc.
¿Cual es su causa?
Se cree que el origen es multifactorial, y esta condicionada por factores hormonales, inmunológicos, pero sobre todo, se le da una especial relevancia en el papel que juega la colonización de la piel por diferentes hongos (levaduras del género Malassezia), lo que en la actualidad es la base del tratamiento que tu médico de familia y/o dermatologo te indicará.
Lo importante de este origen multifactorial es que existen unas condiciones que pueden empeorar la dermatitis seborreica y que hemos de conocer:
  • Disgustos, preocupaciones, nervios, estrés.
  • Otoño-invierno: empeoran las lesiones de la cara y cuero cabelludo
  • Verano: empeoran las lesiones de los pliegues. 
  • Los cosméticos: a) con alcohol; b) con mucha grasa
  • Bebidas alcohólicas
  • Alimentos picantes o con muchas especias
El tratamiento:
Por tanto debemos entender que el tratamiento de la dermatitis seborreica sirve para controlar las lesiones pero no es curativo. Según la localización de las lesiones y la edad del paciente, el médico indicará un tratamiento u otro y también en relación a la fase en que se encuentre nuestra enfermedad. Como medidas generales:
  • Evite tomar bebidas alcohólicas. El motivo es que el alcohol suele empeorar la dermatitis seborreica. 
  • Es probable que también note que empeora en las épocas de estrés. Si es así, busque la manera de relajarse que usted prefiera y le resulte más cómoda. 
  • Protéjase la cara si nota que se pone peor cuando hace frío. 
  • Para mejorar las lesiones de la cara y evitar que le salgan otras nuevas, le irá bien aplicarse todos los días una crema hidratante que no sea grasa.
El objetivo del tratamiento es la reducción del prurito y del enrojecimiento de la piel, la disminución de las escamas y de la inflamación. En función del tipo y localización está indicado un tipo de tratamiento, pero recuerda que para prevenir las recaidas junto a lo anterior has de utilizar de forma intermitente el tratamiento antifungicos que tu médico te indique (tomado del blog Dermapixel en el manejo de la dermatitis seborreica):
  • Pitiriasis seca. Es la forma más leve de dermatitis seborreica y puede tratarse con un champú que contenga sulfuro de selenio 2,5%, pitiriona de zinc 1-2%, coaltar o ácido salicílico.
  • Dermatitis seborreica del cuero cabelludo (con inflamación). Se recomienda utilizar un champú antifúngico (ciclopirox 1%, ketoconazol 2%, sulfuro de selenio 2,5%) tu médico puede añadir un corticoide. El champú debe dejarse al menos 5 minutos antes de aclararlo o difícilmente podrá actuar. Al menos 2-3 veces por semana durante varias semanas hasta obtener mejoría, para luego pasar a un tratamiento semanal, alternándolo con un champú neutro.
  • Dermatitis seborreica (cara y tronco). Se puede combinar un antifúngico tópico en gel (usándolo como un jabón, con aclarado posterior) con otros en forma de crema (ketoconazol 2%, bifonazol 1%, miconazol, etc.). Como su efecto no es muy rápido, en casos más severos, tu médico te pueden recomendar pautas cortas de corticoides. Según la gravedad existen otros trataientos específicos que tu médico te indicará.
Cuando esté utilizando un tratamiento para las lesiones de la piel, siga atentamente las instrucciones de su médico. Utilícelo las veces y los días que su médico le recomiende. Algunos tratamientos se deben aplicar durante períodos de tiempo prolongados. Sin embargo, en ocasiones se recomiendan otros que se deben utilizar sólo unos días, en especial los corticoides. No se automedique. 
Para la dermatitis seborreica de la cabeza se usan tratamientos con champús que mejoran la caspa y la grasa del pelo. Se deben aplicar con el pelo mojado como cualquier champú normal y hay que dejarlos actuar durante 5 minutos por lo menos antes de aclarar. En caso de geles o cremas de ketoconazol u otros antifungicos usados en la cara SIEMPRE aclarar unos minutos después de su aplicación para evitar dermatitis irritativas. Si estos antifúngicos se dejan de utilizar totalmente, la caspa y la grasa aparecen de nuevo.
 
Más información en:

lunes, 15 de diciembre de 2014

Preparate la pregunta sobre tu salud.

Cuando los profesionales sanitarios reconocemos y apoyamos el papel de los paceintes en su autocuidado, estos presentan menos síntomas, muestran mejores resultados, y requieren menos atención profesional. Por eso, al igual que a Rafa Olalde en su blog, nos ha parecido interesante esta campaña americana para que los pacientes se animen a realizar 3 preguntas (Ask Me 3) cuando consultan su problema. 
Tres preguntas que le debes hacer a médico o enfermera durante una visita de cuidados de la salud. Es una forma sencilla de que todos participemos de la información y que el paciente se implique más activamente en su proceso. Animaros y hacerlas

¿Cuál es mi problema?
¿Qué debo hacer?
¿Por qué es importante que lo haga?
Si deseas sacar el mejor partido del tiempo de la entrevista con tu médico y/o enfermera, prepara las preguntas antes de irte a la consulta. Estas tres preguntas te ayudan a prepararte para la visita y a entender lo que te explique tu médico o enfermera. Haz listas con los temas que deseas abordar (tus preocupaciones y tus objetivos) lo más claramente posible. Comienza por las prioridades. Todo ello con precisión. Por ejemplo: tus síntomas, los momentos en que hay un recrudecimiento o un alivio (momento del día: después de haber comido, haciendo un ejercicio), dolores, pruritos, náuseas, dificultades, etc.
En la primera consulta, organiza tu expediente médico/enfermero. Prepara tus últimas pruebas y análisis (pruebas sanguíneas, radiografías, informes, etc), entrégalos de manera cronológica y si es posible antes de la consulta, en nuestro caso puedes entregarlos en un sobre en el mostrador de admisión, a nombre de la consulta 07-06 médico-enfermería respectivamente para que podamos hacernos una idea de:
  • Tus antecedentes médicos; por ejemplo: problemas cardíacos, tensión, tiroides, hemorragias, úlcera, artritis, problemas renales, cirugías, alergias, etc...
  • Los antecedentes médicos familiares: cáncer, enfermedades del hígado, problemas intestinales, diabetes, otros problemas significativos.
  • Los medicamentos que tomas: diarios, de vez en cuando, parapharm, fitoterapia, tratamiento hormonal, etc; ten en cuenta los nombres o trae contigo los prospectos.
Prepárate a tomar notas durante tu consulta. Comprueba si tus preguntas tuvieron una respuesta. Si no entiendes bien las respuestas, pide una explicación.
Pide cuándo debe tener lugar la próxima consulta, en cuánto tiempo los efectos de los medicamentos deben aparecer, lo que debes hacer si el tratamiento no funciona, en qué circunstancia debes contactar con tu médico de cabecera...
Tu médico de familia y tu enfermera son las persona mejor preparada para ayudarte a recuperar tu salud y tu buena forma. Pregúntanos y pide respuestas. La confianza que tengas en tu tratamiento y cuidados será también parte de su eficacia. La comunicación entre el paciente su familia y los profesionales sanitarios es esencial para una buena salud.
Más información en:
Aplicaciones móviles ¿Tienes consulta? Prepárala en tu móvil con..
Pregunta por tu salud”, elaborada por el Observatorio para la Seguridad del Paciente, de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, que permite a los pacientes elaborar listados con las preguntas que quieren hacerle al personal sanitario en su próxima consulta.Existen varias baterías de preguntas agrupadas temáticamente para facilitar la elección de las más adecuadas. Una vez confeccionados los listados, se pueden escribir y guardar las respuestas para recuperlas posteriormente. Con la colaboración de la Red Ciudadana de Formadores en Seguridad del Paciente. Basada en los listados de Agency for Healthcare Research and Quality.
Versión para iOS de Pregunta por tu salud Versión para Android de Pregunta por tu salud Versión on-line de Pregunta por tu salud