jueves, 29 de noviembre de 2012

Uso de inhaladores


La vía inhalada es muy útil en las enfermedades pulmonares. Por esta vía el medicamento llega directamente a los bronquios. Así se necesita menos cantidad y produce menos efectos secundarios.
  • Los inhaladores en cartuchos presurizados (más conocidos como sprays o aerosoles) son muy útiles. Son ligeros y los puede llevar con usted con facilidad. Por ello se usan con frecuencia como medicación en caso de ahogo. Los puede aplicar directamente en la boca. En este caso, necesitará aprender a usarlos bien. Es importante pulsar el aerosol en el momento adecuado de la respiración. También se pueden aplicar a través de una cámara espaciadora. Así le resultarán más fáciles de usar. Y le serán muy útiles en las crisis de ahogo. Hay también aerosoles que se activan con la aspiración. No necesitan coordinar la respiración con la pulsación. Existe un sistema híbrido, en el que el producto se encuentra en estado líquido, pero no tiene propelentes es el sistema Respimat.
  • Los inhaladores de polvo seco son fáciles de usar. Son pequeños y los puede llevar consigo sin dificultad. El medicamento está en forma de polvo muy fino. Por ello puede que usted no sienta cómo el medicamento llega hasta sus bronquios. Hay varios sistemas de inhalación de polvo seco: los que tienen muchas dosis en su interior (multidosis) –el Accuhaler, el Easyhaler, el Novolizer y el Turbuhaler– y aquellos en los que se introduce una cápsula con una sola dosis: Aerolizer, Breezhaler y el HandiHaler. 
  • Con la nebulización inhalamos los medicamentos a través de una corriente de aire. Es fácil de usar. No requiere ningún esfuerzo por su parte. Pueden administrarse varios fármacos juntos.
Su médico y su enfermera le informará de cuántas inhalaciones puede hacer y cuántas veces al día. La selección del dispositivo, por tanto, no se hará en funciónn del medicamento a administrar, sino que habrá que tener en cuenta otros aspectos, como la disponibilidad y asequibilidad del fármaco y del dispositivo, la uniformidad de los dispositivos si se utilizan varios a la vez, la capacidad de los pacientes para el manejo correcto del dispositivo, la preferencia del paciente, la falta de tiempo o las habilidades para instruir adecuadamente al paciente en el uso del dispositivo y el control posterior. Debería a su vez, conocer que dispositivos tiene que tener a mano para el tratamiento de "rescate" ante agudizaciones y empeoramientos y cual es el tratamiento de mantenimiento para estar libre de enfermedad y/o garantizar su vida libre de síntomas con asma y/o EPOC a parte de elimitar los factores desencadenantes como el tabaco o otros alergénos en caso de atópia.

Instrucciones específicas en el uso de inhaladores, full per a pacients SCMFiC, elige cual es tu dispositivo y mejora su forma de utilización:
Instrucciones genericas en el uso de inhaladores: Guía Práctica de la Salud:
Es fundamental aprender a utilizarlos bien: vídeos de manejo y uso de aerosoles con instrucciones de uso.
Para uso pediátrico: Desde el blog de docencia Calvià nos ofrecen estos vídeos de Youtube en los que se explica la técnica correcta para cada uno. Podéis repasarlos para revisar vuestra propia técnica y también pasárselos a los pacientes (duran alrededor de un minuto). tomados de la página del Gipi (Grupo Independiente de Pediatras Informatizados).

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Fascitis Plantar, dolor en talón



Hay muchas causas de dolor en el área del talón, pero la más frecuente es la inflamación de una membrana o banda de la planta del pie (fascia plantar) en la zona del talón. Se denomina fascitis plantar.
  • La fascitis plantar es la primera causa de dolor en talón y supone un motivo frecuente de consulta a los médicos de familia y comunitaria.
  • Para su diagnóstico suele bastar con unas preguntas sobre el tipo de dolor, la evolución y la exploración física, siendo característico un dolor matutino con los primeros pasos.
  • Su causa es múltiple... siendo el sobrepeso y los incorrectos hábitos deportivos sus factores de riesgo más frecuentes.
  • Su evolución es favorable mejorando con tratamiento en 1 año.
El síntoma más importante que produce la fascitis plantar es el dolor en la planta del pie, fundamentalmente al caminar, cuando el talón toca el suelo. Puede ser debida a la aparición de un espolón calcáneo, que es un pequeño crecimiento del hueso donde la fascia plantar se engancha con el talón. El que exista un espolón no quiere decir que tenga una inflamación, pues hay personas que tienen espolón sin dolor alguno en la planta del pie. 
El tratamiento siendo su causa múltiple, precisa de la suma de varias actuaciones.
Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayor probabilidad de éxito, aunque la mayoría de recomendaciones tienen una evidencia limitada su suma puede conseguir la recuperación. Siempre empezaríamos por la evaluación de los factores de riesgo, peso y calzado, para iniciar tratamiento con medidas higiénicas, ejercicios de estiramiento y antiinflamatorios (AMF 2008;4(4).).

Medidas higiénicas: Consistenen emplear calzado adecuado, reducir el peso hasta valores óptimos, evitar caminar descalzo y realizar reposo relativo evitando la sobrecarga prolongada. Para aliviar el dolor pueden resultar útiles los vendajes funcionales de descarga y la aplicación de frio. Podemos añadir el efecto de “masaje” aplicar hielo local (unas cuatro veces al día, no más de 10 minutos seguidos y nunca directamente en contacto con la piel). Una forma útil de aplicar el frio, es mediante  una botella congelada, pisándola y rodando repetidamente para favorecer el estiramiento del tejido a la vez.
Ejercicios de estiramiento: Los ejercicios de estiramiento de la fascia plantar, del tendón de Aquiles y de la eminencia tenar pueden ser útiles; te recomiendo revises estos ejercicios en el blog de Fisioterápia en Atención Primaria.
  • Para el estiramiento de fascia plantar se coloca la pierna lesionada por detrás de la sana, con los talones apoyados en el suelo por completo y siguiendo ambos una línea imaginaria. Se procede a doblar lentamente ambas rodillas. Se recomienda mantener esta posición unos 15 segundos, repitiendo el estiramiento unas 6-8 veces al día.
  • El estiramiento del tendón de Aquiles se realiza colocando la pierna lesionada completamente estirada detrás de la sana y apuntando el pie afectado al talón del pie sano, con las manos apoyadas en la pared. A continuación se procede a inclinarse hacia delante, doblando la pierna sana simultáneamente. Se recomienda realizarlo unos 10-15 segundos 3-8 veces al día.
  • La musculatura tenar (músculos de la planta de los dedos) se refuerza colocando la eminencia tenar (puntilla del pie) sobre un escalón o apoyada contra la pared y empinando lo máximo que se pueda sobre los dedos de los pies.
Antiinflamatorios no esteroideos: Su función es aliviar el dolor y la inflamación, especialmente en casos de dolor agudo. Su efectividad es limitada en el tiempo.

Ortesis: Las más utilizadas son las ortesis nocturnas y las taloneras. Las ortesis nocturnas tienen como objetivo evitar la flexión plantar manteniendo el tobillo en posición neutra y pasiva mente estirar la musculatura de la pantorrilla y de la fascia plantar. Las taloneras blandas permiten reducir la tensión sobre el talón dando soporte al arco plantar (ver taloneras y espolón en el Blog de Fisioterapia en Atención Primaria). El uso de tablillas de utilización nocturna no tiene evidencia de resultados en los cuadros de dolor crónico.

El resto de medidas como la infiltración con corticoides, las ondas de choque extracorpórea, o la cirugía suele reservarse para casos resistentes a los tratamientos anteriores. El uso de tratamiento con láser, ultrasonidos o plantillas con láminas electromagnéticas es muy limitado y no se dispone de evidencia que respalde su uso.